domingo, 4 de abril de 2010

Grandes momentos del cine: La Chaqueta Metálica


Amo a ese tío, aunque luego nos borren la sonrisa de un plumazo. Seis minutos de improperios de nivel alto a cargo del sargento Hartman.


4 comentarios:

Gelen dijo...

La primera parte de esta película es una auténtica maravilla (¿se puede decir maravilla cuando el Sargento Hartman está presente?)luego pierde fuelle, pero el adiestramiento es sencillamente genial.

redrum dijo...

Gelen, no creo que pierda fuelle, pero el cambio de tono descoloca lo suyo, son como dos films independientes. Pero qué manera de borrarnos la risa, la virgen...

1 saludo y gracias por comentar!

Gelen dijo...

Bueno, vale, tienes razón, no es que pierda fuelle, pero es que el cambio es como un jarro de agua fria. Como si estuvieses viendo Shrek y de pronto aparece Tarantino...

De todas maneras, a mi me sigue gustando muchísimo más la primera parte.

redrum dijo...

A mi también Gelen, porque las risas son impagables, pero tendría que revisionarla con calma, la verdad...

1 saludo y gracias por comentar!