sábado, 5 de junio de 2010

El manuscrito encontrado en Zaragoza: Matrioska narrativa


Dirigida en 1965 por Wojciech Has, El manuscrito encontrado en Zaragoza nos cuenta la aventura del capitán de las tropas napoleónicas Alfonso van Worden en su intento por llegar a Madrid a través de Sierra Morena. Pero el viaje se complica cuando las leyendas parecen cobrar vida y los espíritus visitan a nuestro protagonista, donde la presencia del mal cobra vida en bandidos ahorcados o hermanas deseosas de reclutar incautos a su fe. A su vez la propia Inquisición perseguirá al protagonista para purgar sus pecados, convirtiendo su viaje a Madrid en una sucesión de encuentros entre lo narrado y lo soñado.

Pero retrocedamos al arranque del film, donde un soldado de las tropas napoleónicas se topará con el manuscrito que da nombre al film. En él se narran parte de las aventuras de Alfonso van Worden, ejerciendo un efecto hipnótico sobre el soldado y haciéndose extensivo a sus posteriores captores, mostrando el poder de las historias bien contadas. Es así como empieza la película, como una historia leída de un manuscrito, una historia de historias, de casualidades y viajes donde la realidad cede importancia ante el placer de asistir a la narrativa de lo extraordinario.

Volviendo con Alfonso, víctima de la lujuria y el engaño, se verá a caballo entre la realidad y la fantasía a través de diferentes personajes que le hablarán de las leyendas existentes en la región, y que a la postre le tocará vivir en sus carnes. Así es como revisionamos las historias contadas por otros (¡¡¡Pacheco!!!) a través de Alfonso, condenado a repetirlas y objeto de un oscuro plan. En ese momento entramos en el terreno donde el cine se emparenta con la narrativa hablada, donde los hechos narrados por un personaje se visten con las mismas galas que la realidad cinematográfica, pero las historias contadas por otros pierden tintes verosímiles en pro de la magia del cuento mientras que el fantástico viaje de Alfonso se nos antoja completamente real.

Así es como El manuscrito encontrado en Zaragoza alterna capas de realidad con otras de fábula, creando un estrambótico collage donde las historias en papel parecen cobran vida propia, siendo el film la historia de un soldado que lee la historia sobre Alfonso van Worden en su viaje a Madrid, donde encontrará otros tantos personajes narrando historias sobre personajes contando historias. Y es que un viaje por Sierra Morena adquiere tintes fantásticos en el momento que las leyendas entran en juego, convirtiendo lo cotidiano en extraordinario, sin olvidar que los hechos no se convierten en mitos si no hay nadie que los narre.

Pero no toda la temática del film raya lo fantástico, sino que en su segunda parte se opta por un relato más costumbrista sobre historias cruzadas de mercaderes y vagabundos, donde la picaresca tiene más peso que la mítica. Aquí es donde realmente se riza el rizo narrativo, mezclando tres historias que nacen de una para finalmente converger, buscando el narrador conclusiones en sus entusiasmados oyentes. Así es donde el film juega con las ganas de conocer la historia de cada personaje, a cada cual más variopinto, pero cuya presencia anima a escuchar su biografía.

Pero volvamos con Alfonso, que tras su parada en el castillo en el que uno de los extraños personajes que se cruzan en su camino le ha ofrecido cobijo, retoma su viaje hacia Madrid, volviendo a la sierra a poner a prueba su cordura y castidad. Así revivimos escenas de la primera parte del film, donde lo fantástico primaba, pero revisitadas ahora tras el baño de realismo dado en la segunda parte, a modo de despertar escéptico del protagonista. Las respuestas quedan para el lector que se aventure a ver el film, así como podrá encontrar una reseña complementaria de la mano del Dr. Quatermass.

Cuando nos sentamos a escuchar historias, nos acaba importando poco la verdad que haya en ellas.

2 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

¡Muy bien!, buen comentario sobre esta película sobre la que no es fácil escribir algo. Efectivamente los niveles narrativos, capas de cebolla, muñecas rusas o como queramos llamarlo, son la monda.

No comentas nada sobre los pechos de las protagonistas? :-)

Venga me ha costado perseverancia pero ahora tu blog cuenta con un distinguido escrito sobre esta obra imprescindible.

Próxima recomendación : "Taxidermia"

redrum dijo...

Jajajaja! Sobre la parte carnal del film ya está su reseña y comentarios :D

Efectivamente, ha costado lo suyo escribir, pero bueno, usted tampoco me exige tanto :D

Bueno, bueno, Taxidermia, 90 minutos... esto ya es otra cosa :D

1 saludo y gracias por comentar!