viernes, 2 de septiembre de 2011

Venezia mon amour

¡Ostiaputa! ¡Qué calor hacer por estos lares! Y no me refiero a la proximidad de la estrellas sino a la puñetera humedad de esta ciudad... no me lo esperaba... En fin, no esperéis fotos porque no las habrá aún, pero si sois del gossip os diré que he visto a Clooney, Mortensen, Cronenberg y Cassel, más a algunas celebridades menos conocidas. Dicho esto, vamos a lo que seguramente más o interesa: el cine.

De los grandes títulos visto hasta ahora, quedaros con Carnage, el film de Polanski. The ides of March es tibia en su mensaje (¡pon un prota negro, coño!), y A dangerous method representa una cierta domesticación de Cronenberg. Madonna es punto y aparte, porque W.E. como broma es genial, pero si no es el caso... madre mía qué castaña...

Ahora, las gratas sorpresas tiene estos nombres: ¡Vivan las Antipodas!, Photographic Memory y Palacios de pena. El primero nos habla de 4 pares de lugares que son antípodas unos de otros, cosa rara al estar el planeta cubierto de agua. Con ello nos embarca Kossakovsky en un viaje donde la cámara se olvida de la gravedad y nos encontramos a través de las diferencias, de las metáforas y las costumbres. Y si no os convence, quedaros con la impresionante fotografía, muestra de la cual os adjunto más abajo.


Photographic Memory es un documental que aborda la dificultad del documentalista en educar a su hijo adolescente. Repasando los ratos felices (grabados con una cámara) que pasaban ambos cuando Adrian, su hijo, era pequeño se cuestiona qué ha cambiado, y con ello se lanza a escarbar en su propio pasado para saber cómo era él con la edad de su hijo. A partir de ahí se lanza a reconstruir una vida a partir de las imágenes y los diarios, el único testigo de que aquello fue real, ya que ni tan sólo el recuerdo es capaz abarcarlo todo. Simplemente acojonante cuando el director se da cuenta de que de ciertos momentos no queda ni el lugar, ni el recuerdo ni los protagonistas... sólo la imagen... y en digital ni eso.

Palacios de pena es una burrada suprema, con una abuela que acojona más que la de Animal Kingdom y una historia de herencias y disputas familiares contada de manera muy sui generis.

 

Bona notte, morgueros!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,

La verdad es que tengo ganas de ver las pelis de Polansky y Cronenberg. El binomio Mortensen (cada vez mejor actor y con una carrera bastante sólida) - Cronenberg es de mis favoritos y me atre ver que presentan.

Lo de Madonna se veía venir.... hay gente que no lleva el cine en el ADN, por mucho dinero y empeño que ponga.

Muchos recuerdos y a disfrutarlo por todos nosotros :)

Saludos.

redrum dijo...

La de Cronenberg ha gustado y mucho a la plana mayor de la crítica patria, se lo aseguro, aunque a mí me dejó algo frío en lo formal. Si gana el León de oro, me llevaré una sorpresa.

Lo de Madonna, desde luego, lo que lleva a uno a preguntarse qué hace un film así a concurso... aunque de los 23 a concurso creo que no me equivoco si le digo que W.E. no es el peor.

1 saludo y gracias por comentar!