miércoles, 17 de octubre de 2007

No sin mi MSN

Ayer pudimos leer la notícia, ciertamente curiosa, del matrimonio con problemas que (sin saberlo) eran amantes cibernéticos. Se enviaron a la puñeta mutuamente cuando decidieron quedar en persona y vieron las mismas caras de las que huían...

El hecho de tener que enfretarte a todos tus defectos como pareja amplificados por el despecho y el anonimato, me ha recordado a cierta joya de reciente factura, pero con mejor final.


1 comentarios:

Manuel dijo...

Bueno vamos a estrenar comentarios en este blog cinero, y basándonos en experiencias cercanas, diciendo que peor es colarse de una persona del mismo sexo durante cinco años, y no tener ni papa, ale!