martes, 27 de mayo de 2008

Cashback: Fervor hormonal disfrazado de oda a la belleza


No vamos a negarlo,
Sean Ellis no tiene un pelo de tonto. Con su cortometraje Cashback consiguió una nominación al Oscar y otros 8 premios en diferentes certámenes. Así que viendo el panorama qué mejor que convertir su cortometraje en un largometraje y probar la misma suerte.


Para llamar algo más la atención, planta un mujer enseñando los pechos en el cartel publicitario, que muestra los diferentes premios del largometraje. Y lo mejor es que algún premio se ha llevado este ejercicio visual (más que narrativo), que tiene el descaro de plagiar exactamente al cortometraje. Cashback viene a ser la versión extendida de Cashback, con exactamente 84 minutos de paja disimulada en planos a cámara lenta y voces en off.

Ben (Sean Biggerstaff) es un joven estudiante de bellas artes al cual su novia (Michelle Ryan) acaba de dejarlo, y eso es un drama. A raíz de semejante pérdida y el rápido repuesto encontrado por su ex-pareja, comienza a sufrir de insomnio. Si bien al principio le cuesta aceptar la situación, acaba por considerar que la vida le regala 8 horas más al día, que decide aprovechar para trabajar en un supermercado en el turno de noche.

Allí, aparte de descubrir mundo y fauna desconocido hasta entonces, topará con la cajera (Emilia Fox), de la que no tardará en enamorarse. Pero su gran descubrimiento será su capacidad de parar el tiempo, manejarlo a sus anchas y dedicarse a despelotar a toda mujer que considere digna de su pincel.

El film tiene un gran problema, y es que no cuenta nada. Si bien el corto original era realmente apreciable, aquí acaba por diluirse ya que la historia principal engloba a la historia del corto. El ritmo del film denota en exceso ese alargamiento artificial, en el que una interesante apuesta de arranque, pausada y visualmente arriesgada, acaba por destaparse como un mero recurso para llegar a un metraje final aceptable.

Si dejamos de banda la pirotecnia visual, acabamos dándonos cuenta que el film narra una tópica y típica historia de amor y desamor adornada con momentos cómicos y unos hechos imposibles cómo mera excusa para dar rienda suelta a fantasías eróticas del director.

No podemos negar que el conjunto resulta elegante y, en ocasiones, la vertiente fantástica hace que obviemos el vacío narrativo, pero el resultado acaba por ser insuficiente. Los que no hayan podido ver el cortometraje tendrán la sensación que al film le sobran muchas escenas, y ahí está la trampa y el error que convierten a Cashback en una mera y curiosa historia.

La labor de Ellis no deja de ser correcta tras la cámara, aunque pecando en más de una ocasión de artificioso. No era labor compleja ya que copia plano a plano el cortometraje original, y para los añadidos no varía la apuesta. La copia incluye a los actores, de los que no cabe destacar a nadie en concreto, ya que una buena interpretación parte de una buena historia, y no es el caso.

En definitiva, una rareza sin más, que puede cautivar a la par que decepcionar, pero en ningún momento emocionar.

Lo mejor: El aire académico supone algo de aire fresco a la cartelera, al igual que siempre es de agradecer que un porducto así tenga cierta relevancia.

Lo peor: El abuso de los desnudos acaba por recordarte las películas de Jaimito, pero con un aire indie.

El dato: Al protagonista pudmis verlo en las dos primeras entregas de Harry Potter, así como a la cajera en El Pianista y El tigre y la nieve. Por su parte, la ex-novia es la protagonista de la serie La mujer biónica.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hol, soy manu669 (del foro de todoseries ;) )

a mi esta pelicula me enamoro, por todo, sus conversaciones reales, su belleza unica, su voz en off que es mas un susurro. Los personajes comicos. Vale que al final es pelicula de chico conoce chica, se enamoran, algo sale mal y despues al final gana el amor, pero o hace de una forma tan bella, tan autentica y alejandose tan poco de la realidad (la conversacion entre el y el amigo salido en la cafeteria al principio de la pelicual es una joya) que te sientes bien al verla.

Ademas los desnudos (que solo son los del corto) son mas que eso, es lo que dice el, la belleza femenina que solo un artista puede ver.

Una pelicula que no habria que perderse nadie. Sin mas

Un abrazo y nos vemos....mañana?

redrum dijo...

Jajajaja! Bienvenido Manu669! Por supuestísimo que mañana toca Bharma, y hoy a dormir con los Lunnis para estar en forma para la finale!

Sobre el film, en parte de acuerdo contigo. Es un film que te gana por la forma, no por el fondo. Es cercano en cuanto a los personajes, pero rocambolesco en la trama (el tio para el tiempo), y en cuanto a los desnudos, el chico pinta mucho boceto de la cajera, pero a las clientas las despelota una y otra vez, y esa belleza no solo un artista la ve...

Por ese vacío narrativo y un mal enfoque de la visión de la belleza me sentí un poco timado, pero reconozco que el envoltorio la hace atractiva y vale la pena verla, más por agradable rareza que por calidad cinematográfica.

¡1 saludo y gracias por comentar!