sábado, 6 de septiembre de 2008

Zohan: Licencia para... descojonarte en stand-by


Lo reconozco,
no soporto a Adam Sandler. No sé si por lo mal actor que es o porque a sus 42 años, como afirma, jamás ha leído un libro. También es cierto que Bach seguramente no fuera alguien con quien me fuera de copas, y no me priva de escuchar su música. Además, en el caso de Sandler, salvo contadas excepciones, encontramos un tipo de films disparatados donde todo el protagonismo recae en él, sin importar realmente la historia.

Éste es el caso de Zohan: Licencia para peinar, un film muy deudor de Borat, menos ácido y más enfocado a explotar las habilidades de su protagonista. Así que sabiendo que el film depende plenamente del factor cómico, y el resto es un completo desastre, lo importante es saber si divierte. Y la verdad es que sí, a carcajada limpia, con alguna escena ingeniosa y muchas otras repetitivas. Eso es Zohan, un esperpento que se salta toda corrección política pero acaba por hacerte reír.

Zohan (Adam Sandler) es el mejor agente israelí de la historia. Sus habilidades sobrepasan lo humano y sus hazañas el paso del tiempo, pero su lucha es eterna y los frutos esquivos, con lo que decide cambiar de aires. Para ello, usará a un enemigo (John Turturro) para fingir su muerte y cumplir su sueño de emigrar a América para ser peluquero.

Allí verá que su propósito no es sencillo, y que su fama ha saltado el charco, con lo que tendrá que esconder su identidad y hacer frente a toda clase de dificultades. Con la ayuda de un compatriota encontrará trabajo en
una peluquería palestina, amenazada con su desaparición para construir un centro comercial. Con dicho panorama, y lo que empieza a sentir por su jefa (Emmanuelle Chriqui), no tendrá más remedio que abandonar su falsa identidad y luchar con varios frentes que le amenazan.

Sí, Sandler es responsable del guión, cosa que acojona, pero también lo son
Robert Smigel y el incasable Judd Apatow, cosa que dota al film de momentos de cierto ingenio. Que nadie se engañe, el film es una locura, una chorrada, pero si el exceso de primeros planos de paquetes cansa y no entretiene, otros detalles si los podemos considerar brillantes.

Como es de esperar, si el film lo protagoniza Sandler, Rob Schneider aparece en un papel relevante. Y no son los únicos, ya que podemos ver desfilar en pantalla al propio Smigel, a Kevin James, John McEnroe, Mariah Carey y muchos otros en varios cameos. Y para un papel de peso dejamos a John Turturro desbocado, encargado de dar la réplica a Adam Sandler.

Poco podemos decir de la labor de su director,
Dennis Dugan, curtido casi por completo en televisión, con un amplio historial en series como Canción triste de Hill Street o M*A*S*H. Como ocurre con los films de Jim Carrey, todo el film gira en torno de la estrella, y el resto de factores se adaptan a él. Y pese a que Sandler no tienes las dotes de cómico que Steve Carrell o el propio Carrey, ésta vez esos factores colindantes consiguen que Sandler divierta.

Sorprende su duración, cercana a las dos horas. Sin llegar a aburrir, algunos pasajes intermedios sí se hacen largos o repetitivos, hasta que el protagonista puede dar rienda suelta a las habilidades que vimos al inicio del film. No deja de ser arriesgada su duración en este tipo de películas, hecho que podía haberse aprovechado para eliminar escenas calcadas que se repiten sin mucho sentido.

En definitiva, un disparate en el que no escatimé carcajadas, un entretenimiento con menos pretensiones que muchas comedias modernas, y sin embargo con mejores resultados. No esperéis un film inteligente, porque su propósitos es justo el dejar nuestra mente en ralentí y disfrutar. Un film no apto para gente que cree que la comedia actual empieza y acaba con Woody Allen.

Lo mejor: Las habilidades del personaje de Sandler.

Lo peor: Ver a Turturro metido en estos "fregaos".

El dato: El personaje de Zohan está basado en un estilista israelí que trabaja en San Diego.

6 comentarios:

Manuel dijo...

Bueno, fui a ver la película, con las reservas lógicas de un film de este tipo ya que el listón estaba muy alto con Virgen a los Cuarenta, Pasado de Vueltas o Supersalidos, mitos en la materia, pero la verdad que si, que la película es entretenida, de hecho bastante entretenida a pesar de las referencias, si son repetitivas las escenas del paquete y el final no me da el pego, pero bueno, uno iba no esperando mucho, y se encontró con varias escenas descojonantes, así que la peli cumple bien.

Cristian dijo...

Veo la crítica acertada, si te gustan las de risa por tontas que sean esta es la tuya.

A destacar el acento curradisimo de Adam Sandler en la versión original, se puede decir que lo ha bordado!

altatt dijo...

Hola, don caballero. Me parece muy correcta su crítica de Zohan. Es una película que es lo que parece, y que si sabes lo que vas a ver, entretiene y divierte. No creo que aspire a mucho más. No llega, ni mucho menos, al nivel de comedia absurda de culto, léase "Colega, ¿dónde está mi coche?", pero cumple con su propósito de sobras.

Por otro lado, no estoy de acuerdo con su opinión sobre Adam Sandler. No es tan mal actor como intenta aparentar. Además, sus películas, no se porque, pero me entrienen cantidad. "Mr. Deeds" me hizo pasar un buen rato. "Un papá genial" también, sobretodo porque la "ella" de la película era Joey Lauren Adams (Persiguendo a Amy <3 <3 <3 (son corazones)). Y por supuesto, uno de sus mejores trabajos, "El aguador" (The Waterboy). Una peli indispensable para valorar correctamente a este fenómeno. Palabra de un "fan" de Ben Affleck.

Por último, comentar que Turturro me encanta metido en una peli de este estilo. En general, me gustan los actores que se rien un poco de su propia carrera interprentando este tipo de papeles. Lo mismo pasa con Maria Carey, me caía fatal, pero después de ver como se rie de si misma, pues que quiere que le diga, me cae mejor.

Saludos maricuchili.

redrum dijo...

jajajajaja!!! Veo que mucho morguero ha visto Zohan! Me alegro que no todo sean obras cerebrales las que ocupan vuestro tiempo!

Manuel, desde luego que cumple. Una soplapollez de argumento al servicio de la risa floja.

Cristian, no he podido verla en V.O. pero si ya me costaba entenderlo en castellano...

Altatt, veo que anda puesto en Sandler! Yo le anti-recomiendo Embriagado de amor (Punch-drunk love), una supuesta obra de culto del genial director de Magnolia y Pozos de Ambición, que acaba siendo un pastiche de los gordos. Cierto lo de Turturro, pero él siempre será Jesús...

¡1 saludo y gracias por comentar!

Angel "Verbal" Kint dijo...

A mi me hicieron gracia unas cuantas cosas, lo de menos las chorradas de Sandler en la peluquería...pero Turturro me hizo reirme una barbaridad

redrum dijo...

Tiene sus puntos, y pese a algún gag cansino, el resto es muy ameno.

Turturro se sale, aunque verlo con Sandler...

¡1 saludo y gracias por comentar!