jueves, 18 de septiembre de 2008

Superagente 86: Caduco y ligero entretenimiento


Que la industria se halla sumida en una crisis creativa lo sabemos todos. El abanico de "versionables" se ha ido ampliando paulatinamente a medida que las ideas iban escaseando, llegando al extremo visto con Haneke y su Funny Games U.S.. Hoy le toca el turno a Superagente 86, famosa serie de televisión que desde 1998 y con Jim Carrey al frente ha tenido planeado actualizar la Warner Bros.

A cargo de Peter Segal, experto director de comedias, nos llega Superagente 86 con el nuevo rey del género, Steve Carell, y la fémina de turno, que en este caso es Anne Hathaway. Y la propuesta ha salido mejor parada que Los Vengadores, llevando recaudado tres veces su coste de producción y teniendo una buena acogida por parte de la crítica.

Maxwell Smart (Steve Carell) espera su oportunidad para aprobar el examen a agente secreto mientras cumple con su labor analizando conversaciones sospechosas. Mientras ellos hacen el trabajo sucio, otros se llevan la gloria, destacando el agente 23 (Dwayne Johnson). El trabajo de la agencia consistirá en luchar contra CAOS, una organización terrorista.

Pese a aprobar el exámen, no se verá recompensado con el ascenso, y el encuentro fortuito con la reputada agente 99 (Anne Hathaway) coincidirá con un devastador ataque a la central de la agencia. Así Maxwell Smart se convertirá en el agente 86 y compañero de la agente 99 en su lucha contra los terroristas.

Cierto es que no nos encontramos ante una comedia demasiado elaborada, ni un film con demasiadas pretensiones, pero le basta con ser fresco y sencillo para convencer y dejar buen sabor de boca. Steve Carell es un actor eficaz, un cómico con recursos capaz de llevar el peso del film sin ser agotadora su presencia en pantalla. A ello ayudan una serie de secundarios bien escogidos donde sólo Anne Hathaway ensombrece el conjunto.

Y esa es la clave, el uso de un humor sencillo, lejos de la exageración y la escatología presente en la mayoría de comedias actuales. Para ello qué mejor que la figura del débil convertido a héroe, salvando el mundo y conquistando a la chica. Sin grandes alardes ni una historia notable, se nos pasa el rato amenamente dejando un grato y caduco recuerdo.

También tiene su parte de mérito Dwayne Johnson "The Rock", en un papel que le va como un guante, donde le vemos poco en acción pero sus apariciones sirven de contrapunto al papel de Carell. A dichas situaciones se unen otros secundarios, entre ellos Bill Murray y Masi Oka, que representan la parte freak de la agencia y le aprovisionan de inventos de gran utilidad contra CAOS. A destacar la presencia del oscarizado Alan Arkin y Terence Stamp en importantes papeles.

En la labor técnica, poco a destacar, aparte de la actualización de la banda sonora de la serie. El ritmo del film no lo hace aburrido, la historia es lo hilarante que podemos esperar y la dirección discreta. El guión corre a cargo de Matt Ember y Tom J. Astle, que saben combinar perfectamente una trama con los diferentes gags que salpican el metraje.

En definitiva, una comedia entretenida para el retorno de Maxwell Smart. Un film que hace reír sin abusar de tópicos ni del mal gusto, y de las que hace que el tiempo se te pase volando. Carell sigue siendo el nuevo rey de la comedia, y viendo el éxito del film no es nada descabellado pensar en una secuela.

Lo mejor: Steve Carell.

Lo peor: La réplica femenina no está a la altura.

El dato: James Caan, que interpreta al presidente, tuvo su aparición en un capítulo de la serie original, debido a su amistad con el protagonista de la misma, Don Adams.

2 comentarios:

videodromo dijo...

Pues a mi me gustó, me encantó el cameo de Bill Murray, en general la película tiene fuerza, no aburre, y encima han hecho algo que se inspira peor que no es igual. Para que me entiendas pondré un ejemplo. En madrid nos han hecho una catedral de estilo gótico llamada la Almudena. Tiene es sentido a finales del siglo XX y ppos del XXI, pues no. Pues haber hecho algo igual a la serie tampoco lo veo lógico, que que Steve carrell ha sabido interiorizar el personaje y dar a luz algo nuevo.

redrum dijo...

Y a mí, Videodromo. Desde luego que es una buena actualización de la serie, aunque Hathaway está de comparsa y los frikis de relleno.

Eso sí, lo que me reí con Caan en la escena final...

¡1 saludo y gracias por comentar!