viernes, 5 de diciembre de 2008

La recomendación de la semana: El Exorcismo de Emily Rose


No sólo de cine clásico y de autor vive el hombre, y he de reconocer que es uno de los últimos films de terror que ha conseguido sorprenderme. De la mano de Scott Derrickson (cuya Ultimátum a la Tierra llega la semana que viene a nuestros cines) y de una Jennifer Carpenter que cumple a la perfección como atormentada, en un film con varias escenas brillantes y que sabe mezclar una historia de terror con un drama judicial. Completan el reparto los siempre excelentes Tom Wilkinson y Laura Linney.


4 comentarios:

Silvia dijo...

A mi esta película me gustó un montón, aunque hasta ahora no he caído en que la chica es Jennifer Carpenter. La película está muy bien en general. Buena recomendación.

redrum dijo...

Ai, que tenías por anónima a la hermana de Dexter, cuando ya tenía hasta una posesión en su currículum ;)

Reconozco que no es un film memorable, pero a lo que tiende el cine actual de terror es a productos muchos menos trabajados, y en este caso me sorprendió gratamente.

La escena de la cuadra es magnífica.

¡1 saludo y gracias por comentar!

Homo Insanus dijo...

Hola! Verás, yo no tengo un buen recuerdo de Emily Rose. Tendría que volver a revisarla pero la impresión que me dio es que la historia de esa chica tendía más a la enfermedad mental mal entendida que a un caso de posesión diabólica. Una chica del medio oeste americano más redneck, que asistía a colegios evangelistas... uff, éso olía a esquizofrenia paranoide mezclado con oscurantismo y superchería. Más parecía un drama que una peli de género terrorífico.

Aún así, tengo que volver a verla, a ver si mejora mi opinión sobre ella.

Saludos.

redrum dijo...

Precisamente por eso Homo Insanus!

Vale que cojeaba mucho por no dejar la puerta abierta a la causa del transtorno, pero sobre una base dramática se proponen alternar escenas de terror que a mi personalmente me acojonaron.

Pero obviamente lo que más me conmocionó es el papel de la protagonista y todo lo que tuvo que pasar, y no dista mucho del caso real en que se basa. Ni fe ni ciencia la ayudaron, una pena.

Y claro está, las noches que me desvelo y son las 3 en punto en mi reloj... lagarto, lagarto...

¡1 saludo y gracias por comentar!