martes, 25 de marzo de 2008

10.000 B.C.: Experimento fantástico multi-tributo


Roland Emmerich tiene la suerte (o el talento) de acertar con las historias que quiere contar justo en el marco temporal adecuado. La calidad de sus films siempre queda por debajo de lo interesante de la propuesta, pero no de pocos envites ha salido airoso. De hecho, puede presumir de tener 2 de sus films entre los 50 más taquilleros de la historia.

Cierto es que pocas veces cuenta algo nuevo (Stargate), pero lo reviste de espectáculo palomitero y lo revisiona en el momento oportuno. Así sucedió con Independence Day (invasión alienígena), Godzilla (monster movie) o El día después (cambio climático). Claro que, como he dicho antes, de la propuesta al resultado final, perdemos en calidad pero ganamos en espectáculo, del que aparcamos la inteligencia y disfrutamos como en una montaña rusa.

10.000 B.C. nos sitúa, pues eso, 10.000 años antes de Cristo, en una tribu que vive de las migraciones de las manadas de mamuts. De la visión de la chamán del pueblo surgirá una leyenda, que junto a la llegada de una niña de ojos azules, guiará la historia y el devenir de la tribu. De esta tribu surgirá un líder que deberá luchar por salvar la vida de su amada.

A grandes rasgos, ésa es la idea. Idea carente de guión, de la que asumimos que tiene lugar en un universo paralelo para no tener que desempolvar los libros de historia. Historia que acaba reducida a amor y aventuras, y por higiene mental, a poco más.

Cierto es todo lo malo que dicen de ella. Recuerda mucho a otros films, los efectos digitales no sorprenden, las interpretaciones son de risa y remata el film un final flojo. Y aunque entretenga, no nos podemos conformar con eso. Se aglomeran en éste film tantos disparates, que acaba siendo difícil tomarlo en serio y viéndose afectada la historia de amor entre los dos protagonistas.

La gran baza del film es la superlativa sencillez y la corta duración, junto a un montaje que da cierto ritmo a la acción y nos evita recrearnos en las burradas que se cometen. Resulta muy fácil hundir éste film por todas sus imperfecciones e incoherencias, pero es capaz de algo mucho más complejo que el rigor histórico, entretenimiento.

El film de Emmerich lidera las taquillas de medio mundo, y no como flor de un día, sino varias semanas consecutivamente, y por mal que sepa a muchos, es el dinero de los espectadores el que dicta el futuro del cine y su continuidad, no los críticos. Un buen guión se consigue con trabajo, entretener es una habilidad a medio camino entre el azar y la intuición.

10.000 B.C. no es una buena película, ni un prodigio del entretenimiento, ni una historia interesante o innovadora, ni un gran espectáculo de efectos visuales, pero sí es un film que se deja ver, que posiblemente es mejor que muchos otros que intentan algo más elevado y quedan en el intento, y que sirve de excusa a mucho crítico para tirar de repertorio con lo que para todos es obvio. El resto depende de donde se haye el listón del conformismo en cada uno.

Lo mejor: Sencilla a más no poder y con algún momento espectacular.

Lo peor: Entre tanta cosa, quizá lo menos justificado sea la voz de ultratumba de los raptores.

El dato: Camilla Belle luce esos azules ojos gracias a unas lentillas, ya que sus ojos no son azules.

2 comentarios:

virginia dijo...

No estoy para nada de acuerdo. Lo primero, no creo que para hacer una película "fantástica" sea necesario llevar un guión acorde con nuestra verdadera Historia, eso lo primero, puesto que no por sacar pirámides y mamuts, ya tiene que ser una adaptación histórica. Disparates? cuales? Creo que se trata de la imaginación de un director que ha querido crear una visión suya y punto, no veo el problema. En cuanto a las actuaciones... si se supone que tiene que ser histórica... no, el ser humano no era nada expresivo en esa época, tenía cosas más importantes de las que preocuparse, pero vamos, ya digo que no es una adaptación histórica, ni se ha dado a entender que lo fuera no? A mi me ha gustado, ha sido bastante refrescante.

redrum dijo...

Como ya he dicho, asumo que los hechos se dan en un universo parelelo, así que no podemos dar por sentado que fueran poco expresivos en aquella época. En cuanto a disparates, matan a un dios en la tierra sin que nadie se oponga, le aplasta un elefante al protagonista y sale sin un solo rasguño, los mercenarios atraviesan 2 continentes para raptar a una chica, etc. Pero como he dicho, lo asumo como entretenimiento, y como tal es muy válida.