domingo, 15 de junio de 2008

Antes que el diablo sepa que has muerto: Lumet te la habrá colado


Sabio azar
, que corrige nuestros errores pero no aplaca nuestra testarudez. Sala 12 dicen entrada y taquillera, mientras mi colega se va de cabeza a la 11 guiado por el póster de la entrada. Toca corregirle y ocupar nuestras localidades en la sala 12, para disfrutar de los apasionantes trailers de Kung Fu Panda, Mamma Mia! y la secuela (¿necesaria?) de Las crónicas de Narnia.


La elección del film venía condicionada por mí, que ya había visto Indiana Jones y Lumet era el plan B. Sin embargo el azar, más listo que Keyser Soze, guardaba su as en la manga, en forma de bonito logo de LucasFilm al inicio de la película. Pese a las ganas de mis compañeros, imitamos al resto de la sala y nos fuimos a la sala contigua donde Lumet había tenido el detalle de retrasarse un poco para que no perdiéramos detalle del arranque del film. A partir de aquí, cual American Beauty, todo fue a peor.

Como reza el título del film, "Mejor que estés en el cielo media hora Antes que el diablo sepa que has muerto." Es la historia de dos hermanos acuciados por las deudas, mientras que Hank (Ethan Hawke) debe varios meses de pensión a su ex-mujer, Andy (Philip Seymour Hoffman) deberá afrontar una auditoria, sus drogadicción y el deseo de mudarse a Sudamérica con su mujer (Marisa Tomei).

Ante tan adversa situación Andy animará a su hermano a robar la joyería de sus padres, seguro y sencillo plan dónde solo el seguro se vería perjudicado. Claro, el azar (y el guión, claro) llevará a ambos hermanos a ser culpables del asesinato de su madre, mientras que su padre (Albert Finney) iniciará su lucha particular para encontrar al responsable.

La apuesta no es nada novedosa, pero es lo de menos, una buena historia con algún giro argumental funciona perfectamente. Pero desde luego no lo que ha hecho Lumet, que apuesta por un montaje de lo más engañoso para dotar de ritmo al film, y acaba por tomarnos por tontos. Nos topamos con innumerables incongruencias en el guión, que pretenden ser disimuladas a base de saltos temporales y repeticiones absurdas de una misma secuencia, pero acaban dejando con el culo al aire a un guión que se ajusta más a un cortometraje.

Para empezar tenemos a dos hermanos que se acuestan con la misma mujer y que deciden atracar la joyería de su familia, acabando con la muerte de la madre. Algunos ven en ello una tragedia griega, pero resulta más un efectista truco para sorprendernos luego con la identidad de anciana muerta en el robo. La torpeza del atracador merece capítulo aparte, que encima muere, quedando el tema resuelto. Pero aparece el padre que, cual Jessica Fletcher, sospecha que debe haber más implicados y dedica su vida de viudo jubilado a buscar pistas e importunar a la policía.

Es así como vemos que contada ordenadamente, la historia tiene lagunas enormes y gran falta de verosimilitud, y el caprichoso montaje funciona a medias. Lo que no tiene justificación son los larguísimos planos que salpican el metraje y que no explican absolutamente nada, y resulta frustrante pagar una entrada para ver a Philip Seymour Hoffman paseándose por un piso, deshaciendo la cama, etc.

Alguno habrá que el simple hecho de ver a Philip Seymour Hoffman en un Gran Hermano le valga, y es que no se puede negar la portentosa interpretación que relega a un segundo plano al resto del reparto. Reparto donde Marisa Tomei sólo luce desnudo, Albert Finney pasa medio metraje con la boca abierta y Ethan Hawke en ocasiones sobreactúa.

En definitiva, no es un mal film, es uno más de tantos, pero demasiado tramposo para quien lo firma. Mucha parafernalia para tan poca sustancia. Una historia sobre la familia, el azar y la culpa que tiene más nombre que contenido.

Lo mejor: Philip Seymour Hoffman

Lo peor: La supuesta profundidad que da el montaje.

El dato: Para quien no lo recuerde, Marisa Tomei ganó un oscar por Mi primo Vinny. Gracias a Futurama por recordarme el dato.

11 comentarios:

tomas dijo...

Hola! Tomás otra vez, jeje. No he podido evitar la tentación de comentar, puesto que se trata del mejor film (en mi opinión) de lo que llevamos de año...aunque eso tampoco resulta tan difícil.
Por supuesto que no se trata de una premisa original, el subgénero policíaco de los atracos ha dado obras portentosas, y tampoco resulta especialmente novedoso que se robe a la propia familia. Pero sí creo que el maestro Lumet ha acertado en la disposición temporal, tan reiterativa como juguetona. En su manejo de las secuencias explicativas desde distintas perspectivas quiere darle más dimensiones a una historia que caería en los clichés más manidos. Yo sí creo que tenga aliento trágico, shakespeare puro y duro, todos los personajes están marcados por ese destino negro que no da clemencia, un hermano alcóholico, otro yonki, comparten amante, sueñas ambos con cambiar de vida, construir falsos sueños (se sabe desde el principio con la conversación entre ella y Seymour Hoffman que no lograrán su deseo de escapar a Brasil), les sale mal el robo, son víctimas de extorsión, al final acaban cayendo en la violencia mutua...en fin, podría seguir hablando mucho tiempo, creo que es lo más intenso y despiadado que he visto. Si no, recuerda el final. Has visto algo más brutal que la escena del padre asesinanso al hijo con una almohada y largándose como si tal cosa por el pasillo? La peli tiene muchas lecturas, y el montaje es un medio para pintar esa estructura moral podrida que va haciéndose cada vez más y más corrupta, como capas de cebolla...También tenía una función metafórica el montaje de 21 gramos, a la que por cierto, no faltó quien dijo que era gratuito para la historia simple que se contaba.

En fin, que no te canso más, es que me entusiasma esta peli, me dejó noqueado, y es de las que repetiría (le sigue de cerca La noche es nuestra, jeje).

Un saludo y encantado de hablar contigo...Cómo te llamas por cierto?

redrum dijo...

¡Hola de nuevo Tomás! El placer es mío, hombre!

Toda la razón en algo que también caí: es un film muy similar a La noche es nuestra, que tampoco me gustó. Pero eso es otro tema.

Sobre el montaje, como he dicho, funciona a medias. Cuando crees que no es la madre la que muere, ves que sí, etc. Pero al igual que acierta en algunos aspectos, falla en otro, donde veo innecesario, por ejemplo ver la reacción de Hank ante los disparos. Al igual que vi absurdo el recorrido por el piso del camello, que bien toma dos o tres minutos. De hecho, el film comienza con muchos saltos temporales y hacia la mitad del film los hechos se empiezan a narrar más ordenadamente.

Cierto es que los personajes están muy bien perfilados, pero con un montaje lineal hubiera funcionado igualmente y no se hubieran generado una serie de espectactivas ante tanto salto narrativo.

Sobre el final, cierto que duro e igualmente incongruente. El padre busca un culpable cuando el delito está resuelto, no hay motivos para buscar a alguien más. Y sólo hay una escena donde se haga hincapié en la relación entre Andy y su padre para justificar ese asesinato sin diálogo alguno. El padre ni se pregunta los motivos.

En 21 gramos el montaje era más fluido, y casi necesario, sin marcajes de tiempo. Eso denota que el film de Lumet puede ser confuso y los hechos no siempre serían explicativos. Como dato, los montajes corrieron a cargo de Tom Swartwout (Gloria) y Stephen Mirrione (Traffic). Es fácil adivinar quien de los dos se encargó de 21 gramos.

Visualmente poco hay que reprochar, muy elegante sobretodo la parte final.

Por cierto, veo que no coincidimos en ninguna crítica: La niebla, Lars and the real girl, etc. Bueno, y con El incidente fui algo más benévolo que tú. Mucho más interesante ver opiniones opuestas a la mía, desde luego.

¡1 saludo y encantado de conocer tu opinión!

Nico.

tomas dijo...

Ya sé que no fui muy benévolo con EL INCIDENTE, pero no pude dejar de sentir cierto estupor ante lo que veía. No me creo que se trate de un tributo al género con tan poca calidad visual y narración tan rutinaria. Tratándose de Shyamalan es a todas luces insuficiente, al menos a mi no me transmitió ninguno de los miedos que intenta reflejar, en una historia mucho mejor contada muchísimo antes por muchos otros. De hecho creo que es una buena para principiantes recién graduados en una escuela de cine. Te lo digo en serio. A no ser que la intención haya sido hacerla mala a propósito...si es así, merece mi respeto.
Aunque tampoco soy un adicto al género, con lo cual creo que opiniones como la tuya podrían estar más fundamentadas. Un saludo y encantado, Nico!!

redrum dijo...

El problema de El Incidente es sencillo, Shyamalan. Él es capaz de muchos más, y aunque a muchos haya entusiasmado, a mi se me antoja justita.

Si la hubiera firmado un desconocido, sería un film con cierto éxito, seguro, pero hay que reconocer que hay en cartelera films mucho peores.

¡1 saludo y gracias por comentar!

Manuel dijo...

Pues estoy ent total desacuerdo, a mí me pareció un film insustancial, no me produjo nada, lo único el desnudo de Marisa Tomei, todo demasiado previsible, me recordo a Match Point en lamentable, estoy de acuerdo con Nico en que son escenas larguísimas, este film dura lo que un corto y creo que se haría largo. Evidentemente, respeto todas las opiniones, pero no la comparto. Nos teníamos que haber quedado en Indiana.

Mr. Lombreeze dijo...

Bravo por este post!!! (que no había leído).
El final también es de traca.
Estoy absolutamente de acuerdo con su opinión sobre esta sobrevalorada y tramposa película.

Marisa Tomei está buenísima, por cierto.

redrum dijo...

Jajajaja! Pero por ese criterio artístico, The Spirit sería un peliculón, Mr.Lombreeze!!!

Desde luego la fui a ver con toda mi ilusión, y resultó ser una castaña. Es más, equivocaron salas, y vi el arranque de Indiana Jones, hecho que motivó una carrera hacia otra sala. Si lo llego a saber, me ahorro la carrera.

Y lo mismo con La noche es nuestra. Aroma a añejo no es sinónimo de calidad.

¡1 saludo y gracias por comentar!

Mr. Lombreeze dijo...

eeeeeeeeeeeeeeeeh, La noche es nuestra es cojonuda.

redrum dijo...

No la salva ni Eva Mendes. Primas hermanas ambas películas, con una historiera sencilla revestida de grandeza y, sobretodo, previsibles. Al menos La noche es nuestra no tenía un montaje tan resultón.

¡1 saludo y gracias por comentar!

El Pie dijo...

Hola!

Bueno, habiendo visto el post y sus comentarios debo comentar que me opareció increíble ver como todos los opinantes (y me inculyo) tenemos un (al menos) cierto universo de referencia común.

He pensado ¡Pero qué divertida que sería uuna discusión nuestra en un café por ejemplo! Jeje.

En fin, a lo que iba... Basicamente a mi ésta película me pareció, a lo menos, un peliculón. Estoy de acuerdo con Tomas en la mayoría de las cosas que ha expresado. Y aún más, yo me quedé emocionadísimo por lo que considero una gran "verosimilud psicológica".

Lo siento por el autor del blog, que sé que ni de cerca está de acuerdo conmigo.

Me sorprendí al encontrarme con la mención a "21 Gramos", puesto que a mi, en términos de estructura de guión me salió pensar en "Amores Perros" (película con la cual "21 Gramos" comparte guionista y director).
A su vez, me hace gracia la mención a "The Happening" (El Incidente) y a "Stay" (The Spirit)

Queda en el debe "La Noche es Nuestra".

Bueno, a pesar de posibles desacuerdos en opiniones ¡festejo por la discusión!

¡Saludos a todos!

redrum dijo...

Jajajaja! El pie, no debe sentir el que no compartamos opiniones ya que en estos temas es difícil saber si alguien se equivoca!

Tampoco es que recuerde tanto el film (por algo será), pero me sentí estafado con tantas repeticiones en muchos de los hechos.

En fin, sé bienvenido a este espacio de tertulia!

1 saludo y gracias por comentar!