domingo, 13 de julio de 2008

Escondidos en Brujas: Crimen y aburrido castigo


El purgatorio es Brujas, aquel sitio donde lavamos nuestros almas y redimimos nuestras culpas. Si a priori el trailer nos mostraba lo que parecía un film de acción, la verdad es que el film se aleja bastante de las escenas de acción y con un ritmo lento nos presenta una historia de personajes condenados a la expiación.

El debutante Martin McDonagh dirige y firma una historia en la que ha reunido a Colin Farrell, Brendan Gleeson, Ralph Fiennes y Clémence Poésy. Con el marco incomparable de Brujas como transfondo y una historia de asesinos a sueldo, estamos ante una historia de pecados, redenciones, segundas oportunidades y aburrimiento.

Ray (Colin Farrell) y Ken (Brendan Gleeson) son dos asesinos a sueldo que tras un encargo fallido son enviados a Brujas por su jefe Harry (Ralph Fiennes) para desaparecer del mapa un tiempo. Instados a no salir de la habitación y esperar a la llamada de Harry (Ralph Fiennes), Ken no podrá contener su faceta de turista y visitará la ciudad mientras Ray intenta superar el sopor que le produce una ciudad tan aburrida.

Es entonces cuando descubriremos el motivo de su retiro, ya que Ray se estrena matando accidentalmente a un niño y por ello deben alejarse. Con esa culpa a cuestas y una ciudad que le deja tiempo para pensar, será una lugareña (Clémence Poésy) la que le haga creer en las segundas oportunidades.

Es innegable que al film le cuesta arrancar, y durante la presentación la historia es secundaria y se centra en el desarrollo de los personajes. Es ahí donde puede decidamos no darle la oportunidad al film, mientras vemos dos asesinos a sueldo haciendo de turistas, conversando y conociendo gente de lo más variopinta.

Claro, llegado el momento se centra el propósito de la historia y nos damos cuenta de lo acertado del arranque. Ken deberá matar al novato y para entonces ya estaremos familiarizados con ambos personajes, sus miedos y anhelos. Y pese a eso sólo presenciaremos una escena de acción, dejando paso al dilema moral de matar a un joven y los códigos que rigen el mundo del asesino a sueldo.

Dicho mundo se nos representa mucho más cercano e informal de lo que cabría esperar, alejado de la imagen de hombres sin escrúpulos ni arrepentimiento, donde incluso el temible Harry tiene su familia a la que rendir cuentas y una amistad con Ken. Pero el deber es el deber, y hay actos que merecen la muerte.

Así tenemos un film humilde en sus aspiraciones, que me recuerda en ciertos aspectos a La noche es nuestra y Antes que el diablo sepa que has muerto. Dichas propuestas fallidas abarcaban más de lo que podían y proponían un drama de personajes que acababa por dejar cierta sensación de indiferencia. Escondidos en Brujas acierta en el tono cómico y el uso de recursos y personajes que de parecer caprichosos acaban por ser imprescindibles para su desenlace, siempre sin perder el tono sencillo y cómico del que desde el inicio hace gala.

La labor del director es excelente, sobria y directa, dejando el protagonismo para los actores y la propia ciudad como personaje. Vemos a Colin Farrell alejado de los papeles que le han dado la fama, siendo aquí un joven nervioso y limitado, resultando realmente creíble. Así como Brendan Gleeson y Ralph Fiennes (metido a malo) también cumplen a la perfección su papel.

En definitiva, un film que sin ser extraordinario, sí es excelente, ameno y arriesgado. Una apuesta sencilla que crece en profundidad gracias a sus personajes y con un guión que no deja nada al azar. Un gran estreno para Martin McDonagh que opta por un film poco ruidoso que apunta maneras.

Lo mejor: El conseguido tono entre drama y comedia, que sin excederse, encaja perfectamente en la historia.

Lo peor: A veces puede resultar lenta y desorientar al espectador.

El dato: 107 minutos de metraje con 126 apariciones de la palabra "joder" y sus derivados.

3 comentarios:

tomas dijo...

aun no la he visto, mañana tengo el pase, pero me ha llamado la atención ue digas que la peli antes que el diablo... produce indiferencia. Yo creo que es el último sentimiento que suscita, pero bueno, este es el misterio de la crítica, que el libro está en blanco para que cada uno escriba lo que crea oportuno...

Un saludo!!!

redrum dijo...

Disfruta el pase, que creo que te gustará el film, se hace ameno.

Sobre el film de Lumet ya sabes que no nos pondremos de acuerdo, pero no andas desencaminado, más que indiferencia, fue sopor.

1 saludo y estaré atento a tu crítica de Escondidos en brujas!!!

Anónimo dijo...

me quedo con lo peor de la pelicula el lenguaje las 1266 repetidas frases no es que me paresca mal que una peli utilize el lenguaje de la calle lo que si me parece mal es la mala lengua y el poco respeto que son los vicios que estan utilizando la juventud actual norespetan ha los majores y pretenden que los respetemos ha ellos ojo es mi punto de vista