lunes, 12 de enero de 2009

El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford


Parece que nos encontramos ante el enésimo resurgir de un género como el western, con films como Appaloosa, El tren de las 3:10 y El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, que llegó hace poco más de una año a nuestras pantallas. Al frente del film tenemos a Andrew Dominik, director con sólo Chopper a sus espaldas y que él mismo adapta la novela de Ron Hanssen.

Y salido de la nada llegó El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, un film tan atípico como su largo título, con Brad Pitt y Casey Affleck al frente y 12 premios internacionales, incluyendo 2 nominaciones a los Oscar. Un film largo, elegante y magnético, pero sobretodo inteligente.

Jesse James (Brad Pitt) es el forajido más famoso de América. Junto a su banda ha perpetrado míticos asaltos y abundan tantas recompensas por su cabeza como jóvenes que le idolatran y quieren formar parte de las aventuras del Robin Hood sureño. Entre ellos se encuentra Robert Ford (Casey Affleck), chico apocado a la espera que alguien vea su talento y que ve en Jesse James su oportunidad de abandonar la mediocridad.

Robert pronto se dará cuenta que los relatos que ha leído desde pequeño sobre Jesse James no son toda la verdad, sufrirá el desprecio de éste y decidirá alcanzar la gloria dando él mismo muerte a Jesse James, traicionándolo. Pero para ello tendrá que hacer frente a una leyenda que vive alerta en todo momento y a sus propios fantasmas.

La aparentemente azarosa elección de los protagonistas esconde un impresionante acierto en sus dos protagonistas. Jesse James, la leyenda viva a la que muy pocos tienen acceso y llena las historias de aventuras de la época. Robert Ford, anónimo joven sin talento conocido que busca su fama entre los restos de quienes forjan los mitos. Brad Pitt, uno de los actores más conocidos del planeta y el que más portadas llena, y Casey Affleck, el hermano pequeño de Ben Affleck, no dotado con el físico ni la estrella de su hermano.

Más allá de esos datos, al aura de Brad Pitt amplía el eco del personaje de Jesse James, carismática a la par que temible, al que veremos poseído por sus miedos e inquietudes. Mientras que veremos un Robert Ford siempre a la sombra de Jesse, envidiándole e idolatrándole para, finalmente, traicionarle. En ese proceso destaca la composición de los personajes, que no deja al azar ninguna de las decisiones que toman y que, pese a la larga duración, no peca de excesiva.

El desconocido Dominik rueda con una elegancia magistral, apoyado en la magnífica fotografía del prestigioso Roger Deakins, llevando el discurso del film más allá del western, creando un drama de tintes épicos. Es así como veremos una sola de las hazañas de Jesse James mientras que serán numerosas las escenas introspectivas sobre los dos protagonistas, con el oscuro vaticinio que título e historia dan sobre ellos.

Pese a que el film cuenta con un amplio plantel de actores, entre ellos Sam Rockwell, Sam Shepard y Mary-Louise Parker, los auténticos protagonistas son Affleck y Pitt. O mejor dicho, Robert Ford es el eje del film, con un personaje al que compadecemos en su sufrimiento y odíamos en su cobardía porque tiene más de nosotros mismos que el forajido al que acaba matando.

En definitiva, un film notable en todos sus aspectos, al que sólo podemos achacar su larga duración o el excesivo metraje de algunas escenas. Una historia que crece gracias a los personajes y unas grandes interpretaciones, partiendo de un hecho conocido para crear una poderosa historia sobre la gloria, la lealtad, la amistad y la traición.

Lo mejor: Casey Affleck.

Lo peor: 160 minutos deben dar para más narración y menos lucimiento técnico.

El dato: El cantante al que Robert Ford se encara en el bar es Nick Cave, también compositor de la banda sonora junto a Warren Ellis.

15 comentarios:

M. Jordan dijo...

Qué grande es esta peli... Aun sigo pensando que fue de lo mejor del año pasado.

Por cierto, me ha gustado mucho la analogía que has hecho entre los personajes y los actores. No lo había pensado, pero tienes toda la razón.

Homo Insanus dijo...

Amo esta peli. Un amigo, en cambio, la odia. Dice que no se puede hacer un western sin respetar la esencia y las normas del género. Y no nos pusimos de acuerdo porque, precisamente, "El asesinato de...", contiene todo lo que mi amigo denunciaba: hay bandoleros, hay un asalto a un tren, hay asesinos, cobardes y valientes, pero parece todo tan cotidiano y tan apacible y los tópicos están tan bien integrados que a veces no se advierten. Él veía sopor y desperdicio y yo todo lo contrario.

Por ejemplo, el personaje de Sam Shepard o como se escriba, el hermano de Jesse, es un demonio y una mala bestia, uno de esos pistoleros de pasado violento. Y está ahí, en la trama, pero no lo vemos desenfundar. No sé si me explico.

Saludos.

tomas dijo...

Me encantó esta película. Reflexiva en lugar de atropellada, con preponderancia del estudio psicológico frente a la acción desmesurada...western atípico y fascinante, de lo mejor del género desde Sin Perdón. Y luego está el señor Pitt, empeñado en seguir demostrando que su orgasmo con Geena Davis era algo más que pose de abdominales y cara bonita...En Babel sale hasta canoso el tío...y tan pancho.

Dos apuntes:

Kate Winslet lleva muuuuuuuuuuuuchos años demostrando la señora actriz que es (yo la descubrí en CRIATURAS CELESTIALES y me embobó), tantos como siendo ignorada por los grandes premiadores. Tras 7 nominaciones, no sólo espero que se lleve el Oscar este año, espero que se lleve dos. Toma ya. Lo que hace en EL LECTOR y en REVOLUTIONARY ROAD no puede resumirse en elogios. Es indescriptible.

Edward Norton no sólo es lo mejor de CUESTION DE HONOR. Es lo mejor de cada peli en la que aparece. Estoy enamorado de él, creo q es el mejor de su generación y un tipo de lo más noble que puede encontrarse en la farsa hollywoodiense.

Un saludo!!

redrum dijo...

Me alegro que te haya gustado, tanto film como crítica Mónica ;)
¿Del 2007 o 2008? En España se estrenó en 2007.

Sobre la analogía, es algo que parecen tener sólo en cuenta de cara a publicitar el film, pero que la imágen publica del actor influye en la percepción que tenemos del personaje es innegable.

Homo Insanus, de acuerdo contigo. Se le llama insinuar, concepto infravalorado hoy día y que funciona a la perfección de la mano de Dominik. Otro ejemplo es lo letal que puede ser Jesse James, que no llega a plasmarse, pero se palpa.

Eso sí, los disparos parecen de escopeta de feria, y la escena donde muere el primo de Jesse provoca alguna risa.

Jajajaja! Tomás, totalmente de acuerdo. Veremos si Benjamín Button le da el prestigio que merece como actor, aunque de momento los premios no le avalan.

La verdad, es que más allá de la calidad del film, hay que valorar la arriesgadísima propuesta de un novato como Dominik. Impresionante. Y excelente sesión doble junto ese western neo-cañí-apocalíptico-patrio llamado 3 días!

Si es que quien va al cine son personas, y si lo que le plantas no es una historia que brota de los personajes, sino de las explosiones y las balas, apaga y vámonos.

Al primer apunte, lo tiene difícil, muy difícil, ya que Pe apunta al toque racial anual de los Oscars. A Winslet le queda un papel de protagonista absoluta que le borre el estigma de Titanic.

Al segundo apunte, Chiquito de la Calzada es también de lo más noble del Star System y sin embargo... qué leches, sus films son obras maestras!

Como comento en otro post, empiezo a creerlo sobrevalorado, ya que todo lo sobresaliente que ha hecho, es de antes de juntarse con Brando y De Niro. Desde entonces no me ha gustado ni en El Velo Pintado. En éste caso cumple y luce, pero es capaz de mucho más.

Empieza a encasillarse en papeles apocados de atormentado, cuando seguramente brille más en papeles extremos, desatados.

Para su siguiente film interpretará a unos gemelos, cual Nicolas Cage, que ultimamente luce más por nombre que por talento!

¡1 saludo y gracias por comentar!

tomas dijo...

Siento no estar de acuerdo contigo. En LA ULTIMA NOCHE estaba brutal. Y es del 2002. Y sí, le hace falta un papelón, pero de momento me entusiasma cada vez que lo veo.

No sé si habrás visto las dos de Winslet, pero el papelón femenino a su medida ya lo ha hecho...y nada más y nada menos que a las órdenes de su marido.Cuando lo veas, me darás la razón en que no Angelina ni Meryl ni Sally Hawkings ni nadie. Kate forever.

M. Jordan dijo...

Prefiero ignorar todo lo dicho sobre Winslet y Norton para no empañar el comentrario positivo que he hecho antes. Simplemente me parecen de lo mejorcito, especialmente ella (¿estigma de Titanic? bufff, ¡no ha llovido desde entonces!)

tomas dijo...

Tiene razón Mónica. Ha llovido mucho desde Titanic. Lo que no entiendo es por qué se condena esta película como si fuera un pecado profesional que expiar, Kate estaba fantástica dentro de un producto comercial pero de lo mejor que un servidor ha vivido en un cine. Creo que es una peli, como bien decía el maestro de los maestros de la crítica, Ángel Fernández-Santos, con la que el cine dio un paso de gigante. No quiero detallar la afirmación, a sus textos me remito.

También Winslet da pasos de gigante honrando el oficio de actriz cada vez que encarna un personaje. Me creo cuando dice que cada vez lo pasa peor para desconectar tras el trabajo. Hace intenso cada papel sin parecer del método (como sí le sucede a Sean Penn, queramos o no, siempre al borde del exceso). Y, más allá de su correcto pasaje en Titanic, la Winslet nos ha regalado cosas como IRIS, QUILLS, LITTLE CHILDREN, OLVÍDATE DE MÍ las que, para mí, son las dos interpretaciones más alucinantes del último año (lo siento, diosa meryl, aún no he visto LA DUDA): EL LECTOR (verla hablar inglés con perfecto acento alemán es un lujo) y REVOLUTIONARY ROAD (fu la culpable de que yo llorara en una sala, y eso sí que es raro como los eclipses de luna)

Un saludo

Mr. Lombreeze dijo...

jolines, qué interesanta está esto. Por partes.

Es imposible ir a ver una película con más prejuicios que los que yo tenía en contra de este film cuando me dispuse a videarlo. Y resulta que me encantó y me pareció hermoso y lírico.
Pero he de decir que más que un western o una historia épica, a mí me pareció un relato bíblico con Brad Pitt en plan mesiánico. Muy bonita peli.

Y en cuanto a los off-topics:
Si a Brad Pitt no le dieron el oscar tras su papelazo de gitano en Snatch, yo no sé lo que tiene que hacer este hombre para que se lo den de una vez por todas. Va a acabar con uno honorario a los 74 años.

Ojalá se lleve Kate Winslet 2 óscars o más, porque además de ser cada día mejor actriz y estar siempre fantástica, es que cada vez que la veo está más buena (muy hot en "Juegos secretos", donde se la veía follar muy a gusto).

Edward Norton hace grandes pelis, pero también hace muchas mierdas. Creo que es un buen actor pero que siempre pone la misma cara. Sin embargo su presencia me sigue atrayendo. A ver cuánto dura. Creo que su mejor papel fue el de "La última noche".

redrum dijo...

Tomás, no te lo niego, pero nombras un film de hace 7 años. Compara los papelones de Winslet en estos 7 años, con los de Norton.

De Winslet, no descarto para nada que sea la mejor, tal como nombras. En breve, mis impresiones. Y tú lo has dicho, ha sido su marido quien le ha dado el gran papel.

Mónica, gracias ;)

Estés de acuerdo o no, Winslet ha tenido grandes papeles estos años, pero ninguno que la catapulte, que le de el peso entero del film a ella para que pueda lucirse al completo.

No ha tenido su Erin Brokovich, o su Harvey Milk o Forrest Gump en el caso masculino.

No niego la calidad de Titanic, pero para su carrera, ahora mismo, es un lastre.

Tomás, preparo los kleenex para Revolutionary Road, que soy de lágrima facilona.

Mr.Lombreeze, de acuerdo con usted. Más allá de la capacidad del actor, está los papeles que elige, y a Norton le vimos muy entusiasta con esa castaña llamada Hulk.

¡1 saludo y gracias por comentar!

J.J. Villaluenga dijo...

Es mi segunda peli favorita.

Machete dijo...

Por lo visto tendre que verla, numerosas son las opiniones a favor.

M. Jordan dijo...

Si a Winslet un gran papel le tiene que hacer lo que le hizo Erin Brokovich a Julia Roberts o Forrest Gump a Tom Hanks (lo siento, no soy fan de ninguna de las dos ni de ninguno de sus directores/actores), prefiero que siga siendo fiel a sí misma, que es lo que ha hecho hasta ahora con fantásticos resultados.

Y no fastidiemos, Sean Penn era Sean Penn mucho antes de Harvey Milk. No creo que esta peli alce a ninguno de sus actores, todos tienen trabajos más importantes. Incluído mi adoradísimo Emile Hirsch.

Por cierto, ¿hablábamos de un western? Qué grande. Sólo me sabe mal no haber visto la versión que iba a rodar Terrence Malick de este asesinato de Jesse James, aunque Dominik parece beber mucho de él. ¿Demasiado quizás?

redrum dijo...

Machete, escucha al pueblo, es sabio!

J.J., ya puesto, di la favorita!

Mónica, ains, que le sacas punta a todo. Lo que digo es que si esperáis que el reconocimiento en forma de premios le llegue, necesitará un papel de ese estilo. Ya sé que Sean Penn existía antes, era un ejemplo, como podía haber sido Lawrence de Arabia, Vito Corleone o Margo.

¡1 saludo y gracias por comentar!

Según he podido leer, te alegrará saber que Winslet huye un poco tanto de la fama como del reconocimiento, con lo que no creo que cambie de rumbo.

Nunca se puede beber demasiado de Malick, al menos para el espectador. A Dominik le queda recorrido para buscar su sello.

Homo Insanus dijo...

Uff, los nombres que suenan por aquí: Edward Norton, la Winslet, Brad Pitt, Sean Penn.

Kate Winslet me parece fabulosa, antes y después de Titanic (y en Titanic, qué demonios). Es una gran actriz y encima hasta del tipo físico que a mí me gustan (las rellenitas fluctuantes de peso). Edward Norton es muy grande, pero coincido: debería seleccionar mejor sus papeles.

Sean Penn ya era bueno en aquella de James Foley, Hombres frente a frente. Lo peor que le pasó fue tropezarse con Madonna. Y aún no he visto Yo soy Sam, pero estaba increíble en Mistic River.

A Brad Pitt los Oscars le lloverán tarde o temprano, es cuestión de tiempo. Hay un anti-premio muy divertido si eres una estrella del cine y es que no te lo concedan nunca, XDD. Se recuerda con más fuerza a los injustamente ninguneados que a los que han ganado varias estatuillas. Eso sí, a mí si me dieran un oscar a los 80, mando a recogerlo a un yonki, tíos. Para que lo empeñe por una dosis.

redrum dijo...

No niego el talento de todos ellos, Homo Insanus. Parece que el papel de Benjamin Button tenía que ser el espaldarazo definitivo de Pitt a los Oscar, pero ma de que están esperando a que envejezca y sea más feo.

Lo mismo hicieron con Paul Newman ;)

¡1 saludo y gracias por comentar!