viernes, 21 de diciembre de 2007

70 Minutos para huir: Elegir qué vale la pena


Segundo film del ciclo de cine apocalíptico. Hoy toca 70 minutos para huir (Miracle Mile), film más centrado en el drama humano que en el conflicto bélico. Estrenada en 1989 la fuerza del film recae la huida, en las elecciones que tomamos cuando sabemos que nuestro mundo va a acabar.


Si la fortuna vive en una balanza, nuestra suerte nos dará la espalda al doblar la esquina, y los grandes momentos son germen de un futuro drama. En el caso de éste film, la catástrofe viene precedida del encuentro entre dos personas convencidas que están hechas el uno para el otro.

La clásica historia: Chico conoce chica, se sienten los más afortunados del mundo y el drama se cierne sobre ellos mientras se empachan de promesas. Una cita nocturna a la que el chico no llega por culpa de la tecnología, una extraña llamada equivocada que responde nuestro plantado protagonista y un aviso apocalíptico. 50 minutos le separan del comienzo de la guerra nuclear.

A partir de aquí, la huida, recoger a los seres cercanos y buscar un medio de transporte que les lleve los más lejos posible de las urbes. Un carrera desesperada hacia la supervivencia.
Con cierta credibilidad nos presentan a un personaje que duda del apocalíptico aviso, pero hay más a perder que a ganar y decide contarlo en la cafetería donde horas antes había quedado con su pareja.

Toda ley queda al margen cuando huyen, y desde luego el aviso del fatal acontecimiento no es una opción, para que no sean tomados por locos, pero lo importante es llevar con nosotros a quien creemos imprescindibles.

El film más que concienciar, pretende ser una versión oscura del "Jo! Que noche!" de Scorsese, con un resultado más que aceptable, con la ironía de la pareja iniciando y acabando su relación en el mismo lugar, donde supuestamente se convertirán en diamantes.

Una baza que se juega también el film y que si habeis leído concienzudamente es el hecho de que sea una falsa alarma, ya que el titulo y el plazo que le dan por teléfono no coinciden.

En definitiva, un film más entretenido que duro, pero sobretodo interesante.

Lo mejor: El enfoque individual que da sobre un hecho de tal magnitud.

Lo peor: La escena del carro de la compra.

2 comentarios:

Insanus dijo...

Yo la alquilé en vídeo sobre 1990, creo, tal vez 89 ó 91 y me encantó en su día. Años después la dieron por TVE2 y me siguió funcionando igual de bien. Pêro hace siglos que no la reviso.

Bonito lo de la similitud con Jo, qué noche, no lo había pensado.

redrum dijo...

Yo la vi para la reseña, y me gustó igualmente... Claro, tiene ese toque ochentero y serie B, pero la atmósfera es magnífica y la idea soberbia!!!

1 saludo y gracias por comentar!