martes, 4 de noviembre de 2008

Southland Tales: Kelly tiene un hijo con David Lynch


Richard Kelly se siente ganador. Con Donnie Darko, un film que medio mundo no entendió y se convirtió en film de culto, sabe que ya tiene incondicionales que gozarán con su "nueva" propuesta. Y entrecomillo nueva porque el film es de 2006, y gracias a la feroz labor de la crítica no llegó ni a estrenarse en España, recaudando a nivel mundial la "friolera" de 375.000 dólares, que es lo que recaudó Camino, de Javier Fesser en su primer fin de semana sólo en España.

Batacazo tremendo para un Kelly que, no contento con proponernos un film tan enigmático como Donnie Darko, rueda su nueva apuesta como complemento a tres novelas gráficas creadas por él mismo. Vamos, que poco le cuesta a uno sentirse perdido, ya que no pedían requisitos mínimos para su visionado, y en todo caso, siempre queda la excusa de aferrarse al papel para justificar lo que no entendemos, por desconocimiento o falta absoluta de lógica, vamos.

Año 2008. Estados Unidos es un estado policial después de la 3ª Guerra Mundial, limitando las libertades y controlando las comunicaciones. Grupos rebeldes buscarán reventar el sistema al borde de unas elecciones con un policía (Seann William Scott), un estrella del cine desaparecida (Dwayne Johnson) y una actriz porno metida a estrella de la televisión (Sarah Michelle Gellar).

Con escasez de gasolina, una empresa alemana patentará un sistema inalámbrico de energía basada en las mareas, pero con efectos secundarios. Todo este collage será perfecta trama para la estrella Boxer Santaros en la creación de su primer guión, hasta que los hechos se sucedan exactamente como había escrito.

La fantasía onírica de Kelly no escatima en medios, y vuelve a caer en la ciencia-ficción. Con un reparto que, además de los reseñados antes, incluye a Christopher Lambert, John Larroquette, Miranda Richardson, Bai Ling, Justin Timberlake, Mandy Moore, Kevin Smith y una Zelda Rubinstein por la que no pasan los años. Reparto freak donde los haya, muy acorde con la propuesta cómico-apocalíptica que el director nos propone.

Pero más allá de la rareza, el problema de Southland Tales es centrarse demasiado en la propuesta estética, obviando ritmo y contenido. La forma deja intuir un contenido finalmente pobre, cosa que sitúa a Kelly como un esteta y no como un gran narrador. Pese a ello, y entendiendo que no para todos resultará suficiente, la fuerza de las imágenes es hipnotizante, cual si de la secuela de Blade Runner se tratara.

La historia se nos presenta confusa, inconexa, sin un propósito claro desde el principio. Una fantasía coral en la que cuesta ubicar las piezas y esperar que cuadren y de la que sólo escapamos satisfechos si dejamos que las respuestas lleguen a nosotros como olas. Ello tiene su contraprestación en que a Kelly le gusta su universo, y abusa de escenas intrascendentes con más anécdota que contenido.

En el apartado técnico, nada que reprochar. Kelly tiene su sello y lleva con elegancia el film a su terreno, ayudado de Moby en la banda sonora y de una cuidada fotografía. Pomposa a la vista, pretenciosa en historia y vacía de alma, con un más que correcto montaje que sus 145 minutos no se hagan eternos.

En definitiva, un film tan interesante como personal, un globo demasiado inflado por el historial del firmante y que sólo se disfruta con la mente en blanco. Un artificioso truco que esconde lagunas argumentales y a cambio nos regala cierta poesía visual.

Lo mejor: El hipnotizante mundo apocalíptico que se nos presenta.

Lo peor: Sentirnos abrumados por una historia que se antoja más amplia de lo que es.

El dato: En palabra de Kelly, el film es un híbrido de las sensibilidades de Warhol y Philip K. Dick.

16 comentarios:

tomas dijo...

Por cierto, aamigo cinéfago, en qué consiste la sección de recomendaciones?? Hay varios títulos candidatos, como los Oscars?? Eliges tú luego?? Explícame!! Jajaja

Un saludo

M. Jordan dijo...

"un globo demasiado inflado por el historial del firmante"? Una película en el haber de Kelly no lo hace un director con un gran historial, ¿no crees? Aunque se trata de "Donnie Darko", vaya.

Además, está claro que Kelly es hijo de la posmodernidad. Intentar juzgar su cine mediante el análisis del clasicismo cinematográfico me parece, como mínimo, poco acertado. No entremos en temas de guión, ni de ritmo, ni de incosistencia porque no se trata ya de mirar con lupa esos aspectos. Se trata de mezclar, de captar emociones y, sobretodo, del CAOS. Kelly crea el caos en su película: dentro y fuera de ella. Y en ese aspecto su película es excelente.

M. Jordan dijo...

Por cierto, a pesar del título... no dices nada de David Lynch!! Realmente Kelly le sigue los pasos. ¿Cmentaríamos una peli de Lynch mediante ritmo, guión o trama? No creo ;)

redrum dijo...

Cómo me mola que me metan caña... de buena mañana... Menos mal que he dicho que el film me parece interesante, que sino...

Bueno, al caso. Con esos mismo argumentos podemos elevar a los altares musicales a Julio José Iglesias, que se mueve como pez en el agua en el caos armónico. Es hijo de la posmodernidad.

Un solo film si puede, para mí, crearle la etiqueta que de hecho tiene. Precisamente por su sello tan personal.

Si no la vamos a valorar por aspectos técnicos lo haremos por el que realmente cuenta para mí, que es lo que a mi me provoca, lo que queda en mí de la obra. Y aparte de cierto mareo y un buen recuerdo estético, poco más. Por no hablar de que la historia acabanda siendo escasa y caprichosa, con los 3 primeros capítulos fuera del propio film.

Desde luego que a Lynch no lo mediremos con el rasero habitual, pero deberíamos, y en todo caso, es lo que he hecho con Kelly: dejarme llevar por las imágenes y disfrutar. Pero obviamente tengo que reseñar esos aspectos para la gente que espere otra cosa.

Pero el principal problema es el endiosamiento que el propio Kelly sufre, regodeándose en una historia que a él le puede parecer la mar de interesante, pero no así a todo el mundo. La gente que disfrutamos de Donnie Darko aceptaremos la oferta sin rechistar, pero habrá incluso fans de Lynch que echen pestes del film.

Mónica, no en vano ha tenido tantísimos problemas de distribución y puede representar uno de los mayores fracasos de la década.

Y hasta aquí escribo, y lanzo el guante. ¿Cómo explicarías tú el film a alguien que no soporte a Lynch?

¡1 saludo y siempre un placer leerte!

redrum dijo...

Ahora contigo, Tomas.

Aquí te dejo el link a la entrada donde lanzo mi personal reto.

La idea resumida es que cada 15 días veo un film que me recomendeis. En una semana recopilo recomendaciones, elijo film y lo consigo, durante la otra lo veo.

El tema de la elección, es personal, claro. Pero depende de si repito recomendante, de que pueda adquirir la película, y de cualquier otro factor. Un poco aleatorio, sí, pero a lo tonto, ya me tragué Pink Flamingos. El lector manda y yo sufro ;)

¡1 saludo y gracias por comentar!

Angel "Verbal" Kint dijo...

Oiga amigo...como ha conseguido verla?
ilumineme!

Machete dijo...

¿145 minutos con influencias de David Lynch?...no por favor.

Mr. Lombreeze dijo...

Avísenme cuadno comience el momento de meterse con ese horror de peli llamada "Donnie Darko".
Este Kelly es un fraude, hasta su guión de "Domino" era pésimo. Así le quedó la peli al pobre Tony Scott.

videodromo dijo...

Bueno, te me has adelantado, pero ahí va, yo la he vsito y discrepo de Monica y de ti, pero no sabes cuanto. Es una pel´ciual crítica, irónica, cínica, que abruma pero por al cantida de información que hay enc ada plano. Es una película que hay que leer en clave política. debe ser que estoy muy metido hasta lass trancas aquí en todo el rollo electoral, pero es buenísima. Es posiblemtne mejor que Donmnie Darko, de la que bebe gran parte de su estructura. Pero no voy a destriupar máss mi crítica he dde dejar algo para la vodeoarena. lO estaba dejando por las elecciones peroe s un post qeu está al caer.
Es enigmática, hiperbñolica, lo tiene todo. nadie es profeta en su teirra, ni nadie ve venir lass vanguardias cuando estas llaman a la puerta. E sun tipo muy inteligente y por cierto, estoy con Mónica, porque lo de lynch? Si son universos paralelos. Si hablaras de Medem todavía, pero kelly. Lo siento, me has dado en la línea de flotación mi estimado Redrum.

redrum dijo...

Ui, que va, el trabajo de Medem es mucho más emocional que cerebral. Puede que la apuesta visual de los 3 tenga cosas en común, pero Lynch y Kelly son de los que se gustan y se recrean en lo que construyen.
Y si no entendemos un pimiento, que nos den.

La sátira politica es sólo un boceto de algo que hemos visto muchas otras veces, y sólo por el hecho de serlo, no la hace ganar enteros, como pasaba con War, INC.

No niego la actual influencia de una obra como Donnie Darko, ni la futura de Southland Tales, de hecho mi crítica ha sido positiva. Pero en mi opinión su anterior film era menos pretencioso y más cumplidor, y éste más ambicioso que redondo.

Jajajaja! No pasa nada, amigo Alfie, para eso estamos, para discutir!

¡1 saludo y gracias por comentar!

M. Jordan dijo...

Hombre, Alfie, para mi Kelly tiene una gran influencia de David Lynch, cosa que ya dejaba clara en Donnie Darko (Donnie y su querido conejo Frank se llaman como dos de los personajes de Blue Velvet, sin ir más lejos y está claro que el momentazo musical de Timberlake en Southland tales tiene marca Lynch Lynch Lynch sin citar más detalles).

¿Deberíamos analizar a Lynch como a Ford, querido Nicolás? Mmm..., no estoy de acuerdo. No puedo analizar una novela realista como analizo una novela Romántica, o neoclásica. Cada cual tiene sus características y si alabo en Lynch lo sensorial y la capacidad de meterse en la mente humana (meterse, es decir, estar dentro y no analizarla desde fuera) no puedo ir con el mismo cuento a Ford que lo mira desde fuera. Si juzgáramos todo desde la misma perspectiva crítica estaríamos diciendo que Godard es una mierda porque en su cine vemos el propio trabajo del rodaje (cámaras, micrófonos) y eso, según las normas del clasicismo, es fatal. Si las formas de hacer cine están cambiando, también debería cambiar la forma de hacer crítica. Algo tan sencillo como "renovarse o morir".

Estoy de acuerdo con Alfie (que aun no sé por qué dice que no está de acuerdo conmigo, pero bueno, será la costumbre ;)) en que Southland tales es una parábola política, tampoco eso debería aguantar todo el armatoste de la película pero Kelly consigue que visualmente su filme sea interesante y también tenga contenido. Que la película tenga éxito o no, la verdad, me da bastante lo mismo. Yo la vi a la 1 de la madrugada en el auditorio de Sitges y me dejó maravillada la capacidad que tuvo de mantenerme enganchada pese al cansancio acumulado.

El problema de Kelly es que piensa a lo grande y lo lleva a cabo. Y digo problema porque en este mundo mediocre se tacha de pedantería o fracaso a quienes son ambiciosos y no consiguen un status de superestrella. A mi Kelly me funciona con sus demasías, con sus errores y con su tono ochentero-cutre. Y no sólo porque sea "personal" (que si le veo tan clara influencia de Lynch no será tan personal) sino porque se atreve con lo diferente, con el exceso y con aquello de mear fuera de tiesto. Pôr fin un niño rebelde en esta nueva generación.

redrum dijo...

Mónica ataca a primera hora de la mañana, para pillarnos aún dormidos ;)

Bueno, reitero lo dicho en la crítica sobre que Kelly es "otro rollo", y hay que ver el film sin esperar algo convencional. Así como con muchos otros films he dicho, ya sean Once, John Rambo o Borat.

Sobre pedantería o ambición, encuentro que sólo promete mucho y acaba dando poco. Sí con la proposición de hablar de política, os vale para decir que es una parábola política, bien, pero a mí me pareció pobre en ese aspecto.

Por decirlo sencillo, una vez tuve que recopilar lo visto para hacer el resumen en la crítica, me quedó claro que ponía mucha paja para al final dar justificación a un sólo alfiler.

Con ello no digo que sea un esperpento, al contrario, reitero que me gustó, pero abarca demasiado para lo que acaba explicando, mientras que en Donnie Darko fue más humilde. Supongo que con sus cómics todo acaba de tener un sentido, pero eso no cambia la valoración del film.

Su apuesta visual podrá gustar más o menos, pero la modernidad no puede justificar el que un film sólo se sustente en eso, y en Southland Tales hay más floritura que chicha en muchas ocasiones.

De hecho, repasad el film hacia atrás, haced acopio de lo narrado y revividlo en vuestra cabeza. Veréis que ni hay tanto contado, y sí mucha guarnición de la que sólo adorna.

¡1 saludo y gracias por comentar!

videodromo dijo...

Es soberbio el film porque yo también estaba cansado el día que la vi, y aguanté como un campeón, me tenía cogido el señor Kelly por las retinas. Así que por una vez y sin que sirva de predcedente, si coincidimos Miss Darko and me. por cierto el momentazo baile de Timberlake es todo un homenaje a los musicales de los 50, una pasada.
No sé, peude que tengas razón volveré a verla, para ver si me convences mi estimado redrum en cuanto a si su anterior film era menos pretencioso y más cumplidor, y éste más ambicioso que redondo.
Puede, eso sólo lo averiguaré ante un segundo visionado.
Por cierto, agradecer a miss Darko esa referencia a Lynch, la verdad es que no había caido, y lo malo es que me he dado un hostión al leerlo, porque tienes mucha razón.

redrum dijo...

Jajajaja!!! Amigo Alfie, se lo digo con todo el cariño del mundo, pero su afirmación ha sido tremenda! "El film es soberbio porque lo vi destrozao y aguanté como un jabato!"

¡Con dos cojones! :D

Intentando dejar de lado mi cazurrismo o ineptitud intelectual, el hecho que existan 3 cómics paralelos que representen los capítulos del 1º al 3º, viene a decir que muchos temas no los cierra o los llega a tratar en el film. De ahí viene que abarque más de lo que finalmente explica.

A eso se añade un reparto más coral que en Doonie Darko, que le deja menos margen para profundizar en cada tema. Pongamos el caso del mismo Justin, que aparte de dar cara a la voz en off y marcarse unos pasos de baile, su único papel es el de víctima del fuego amigo.

Me parece excelente y necesario que un director sea ambicioso, pero horroroso ver que buenas ideas sólo acaban en promesas que no se cumplen.

En todo caso, encantadísimo y agradecido me hayo de que gente más ilustre que yo discrepe de mi opinión, aunque que te den la razón sea una de las cosas más agradables del mundo.

¡1 saludo y gracias por comentar!

M. Jordan dijo...

A Donnie Darko también le acompañaba un libro (y una posterior versión extendida explicando mucho más) complementario a la película (el que escribe Roberta Sparrow) lo cual me lleva a que Kelly no sólo rueda una película sino que entiende el concepto de márketing y pretende, desde la concepción de sus obras, abarcar más que el simple hecho de hacer un film o contar una historia mediante imágenes. Eso es lo que permite a sus películas convertirse en pelis de culto ipso facto.

Debo decir que esta forma de control me provocaba muchas dudas acerca de Kelly y su capacidad como director. Pero finalmente me decanté por la opción que entiende que es una forma alternativa y nueva de concebir el cine (fusionando márketing, cómics -como hace también la serie Heroes-, y otras formas de cultura). Es, oh sí, una nueva era del cine. Y no hace falta rasgarse las vestiduras, que el cine lleva años mezclándose con la literatura o el arte pictórico. Vamos a por eso que "malmente" se ha llamado la "baja cultura" o lo "pop". Desde esa perspectiva, incluso, podemos entender la selección de actores que ha hecho Kelly (iconos pop o del cine más popular). Llega por fin, la era de los gamers XD Niños criados jugando al comodore asaltando los rodajes. Juas, esto quiero verlo XD

redrum dijo...

Si Kelly era de Commodore, y yo de MSX, ¿tu de qué eras, Mónica?

Aplaudo la gente visionaria, no en vano adoro a Kubrick, pero entiendo que el formato es lo que es.

Un ejemplo seria The Fountain, film que me entusiasmó y del que existe novela gráfica con lo que realmente quiso filmar Aronofsky. Son complementarios pero el film se vale por sí sólo para brillar.

El hecho de presentar un film sesgado porque los tres primeros capítulos se adquieren en kioscos no me convence. No digo con ello que a muchos pueda valerles, pero a mi se me antoja rácano que sólo insinúe lo que por otro lado explica.

Otro ejemplo sería The Blair Witch Project, pero digo lo mismo: el film tiene entidad por sí solo.

Con ello, repito, me gustó el film de Kelly, pero no encuentro que sea mejor porque haya otros medios que justifiquen las lagunas que en él hayamos.

Ma parece bien que eso pueda ser el futuro, pero en la mayoría de ocasiones nadie optará por ver una cinta que necesita de previa lectura de cualquier otro medio.

Eso sí, que ningún consolero con aspiraciones me robe los proyectos que algún día aspiro a llevar a cabo yo! Jajajaja!!!

¡1 saludo y un placer siempre leerte!